jueves, 25 de septiembre de 2014

[P-0007] Ya no son lo que eran

Para que negarlo, usted y yo, al igual que miles de personas, queremos que nuestros ahorros puedan ayudarnos en el futuro para cualquier eventualidad y no solo vivir en el día a día, ya que pienso que de alguna forma todos buscamos cierta "tranquilidad económica", ya sea para obtener un coche nuevo, o gozar de esas vacaciones increíbles con las que soñamos... entre otras muchas cosas.

No quiero y no pienso decirles esa "plática" gigantesca de los beneficios que tiene ahorrar. Lo que si quiero decirles, es que todos esos centavos ahorrados se van "devaluando" con el paso del tiempo. Un ejemplo, cuando era más joven, recuerdo que me podía comprar una torta de jamón y un jugo con cinco pesos. En estos tiempos, ya no puedo comprar ninguna de las dos cosas con los mismos cinco pesos. Quiero suponer que se entendió el punto...

Inflación

Tampoco les quiero dar ese "choro mareador" sobre lo que es la inflación y detalles técnicos financieros, económicos y mercantiles que aburren. Pero imagínate que por obra divina (sobre todo en México), todos nosotros podemos comprar bastantes cosas y en abundancia... hasta ahí todo perfecto. Pero de pronto, a una persona se le ocurre subir los precios de sus productos para obtener mayores ganancias vendiendo menos, y esa estrategia le funciona. Y resulta que otros dos fulanos ven la estrategia del primero y también suben los precios de sus productos... y de pronto, 50 negocios más suben sus precios... y luego 700... y así sucesivamente. Total, al final se tiene un reverendo des...astre, ya que los primeros deciden aumentar otra vez el precio de sus productos. Y la cadena sigue y sigue y sigue.

Y esto sucede si nuestros ahorros no están "trabajando".
Así sucede mes con mes, un aumento generalizado de precios en muchos productos... pero con los sueldos de los trabajadores estancados. Lógico, si los ingresos siguen estancados y tus necesidades aumentan de precio, tu poder para adquirir productos se ve disminuido.

"Y mis centavos ya no son lo que eran, ya no son lo que eran, ya no son lo que eran..."

Una luz al final del túnel

A pesar de las dificultades económicas que cada uno de nosotros vive, siempre tratamos de ahorrar. ¿Pero el ahorro es suficiente? Lamentablemente no. Debido al aumento de la inflación, nuestros centavos van perdiendo la capacidad o la "fuerza" que tenían en un momento determinado. Sin embargo, existe una forma de ahorrar en la cual me puse a experimentar para mantener ese poder adquisitivo en el dinero, o por lo menos minimizar el impacto que pueda tener la inflación sobre mis ahorros, unas cosas llamadas CETES... pero esa, es otra historia para una publicación próxima.

1 comentario: